Páginas vistas en total

martes, 28 de junio de 2011

12 Forwards y Futuros


Un contrato derivado es un instrumento financiero que deriva su valor de un activo subyacente. Por ejemplo, los contratos de tasa de interés derivan su valor de las fluctuaciones de una determinada tasa de interés. Existen contratos derivados sobre una gran variedad de activos, como ser acciones, commodities, FOREX, etc.

Existen 4 tipos básicos de derivados: forwards, futuros, swaps y opciones. Los contratos forward y futuros son los que presentan mayor sencillez en sus especificaciones. Por el contrario, los contratos de opciones son los que involucran mayor complejidad en el universo de derivados. Los contratos swaps se colocan entre ambos extremos por la versatilidad de este tipo de instrumento.

Los contratos derivados son instrumentos financieros que permitirían una mayor flexibilidad para administrar los riesgos a los que están expuestas las Reservas Internacionales del BCB.

Específicamente, los contratos derivados forward y futuros de tasa de interés posibilitarían al BCB gestionar más eficientemente el riesgo de mercado en la inversión de sus Reservas.

La importancia de este tipo de instrumento queda reflejada en los volúmenes nominales de contratos transados internacionalmente. De acuerdo al Banco Internacional de Pagos (BIS), a finales de 2008 el volumen de contratos derivados sobre todo tipo de activo subyacente equivalía a aproximadamente 10 veces el Producto Interno Bruto (PIB) global.

Los contratos derivados son instrumentos que permiten grandes niveles de apalancamiento, por lo que pueden generar considerables requerimientos de efectivo en el corto plazo. Los inversionistas involucrados en los mercados derivados deben ser capaces de identificar adecuadamente los riesgos asociados.

Este documento se centra en los contratos derivados de tasa de interés en sus variantes de forwards, futuros y swaps. Las secciones siguientes abordan en detalle las características de cada uno de ellos.

Un Forward, es un instrumento financiero derivado, es un contrato a largo plazo entre dos partes para comprar o vender un activo a precio fijado y en una fecha determinada dentro de un mercado como el nuestro mercado.

Los forwards más comunes negociados en las Tesorerías son sobre monedas, metales e instrumentos de renta fija.

Los contratos forward y futuros de tasa de interés permiten un manejo más flexible del riesgo de tasa de interés. Las exposiciones a riesgo de mercado, reflejadas en entradas o salidas de efectivo, generadas por este tipo de instrumento pueden ser positivas o negativas.

La inclusión de este tipo de instrumento en la gestión de las reservas internacionales del BCB sería favorable una vez se cuente con la infraestructura tecnológica necesaria, asegurándose la gestión adecuada de los riesgos involucrados en la inversión en instrumentos derivados.

Por el alto grado de apalancamiento que los instrumentos derivados conllevan, los inversionistas en estos mercados deben considerar cuidadosamente los riesgos involucrados en este tipo de inversiones.

En el caso del BCB, antes de implementar la negociación en contratos derivados debería adecuarse la reglamentación pertinente de manera que se limite explícitamente la capacidad de asumir riesgos a través de estos instrumentos.

La aplicación de este tipo de instrumentos en la gestión de los portafolios de inversión del BCB conllevaría una mayor especialización en cuanto al manejo de las exposiciones al riesgo de tasa de interés, incrementando las opciones disponibles a los gestores de portafolio en cuanto visiones de mercado.

Monografía         https://docs.google.com/document/d/1DEDTwGWsJZOo_1CVXiXBQCa6ESUrwzDWUo2RmTTwt6M/edit?hl=en_US&authkey=CMKjz4QJ
Presentación        https://docs.google.com/present/edit?id=0AQ9BS-OMB9InZGZoNDk5ZHZfNDBwc2YzOGp6Yw&hl=en_US

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada